"Uranio empobrecido"

Vacunas incorrectas y malas detrás de los tumores de los soldados italianos

Vacunas incorrectas y malas detrás de los tumores de los soldados italianos

La comisión del uranio ha encontrado una nueva causa probable del elevado número de cánceres registrados entre nuestros militares. La audiencia de un cabo joven gravemente enfermo ante los senadores emocionados. El experto: “No están mal los protocolos, pero sí los métodos, tiempos y controles en la administración”. Cifras impresionantes, pero los militares no reconocen el nexo de causalidad

El Cabo Mayor Erasmo Savino tiene 31 años, tiene un cáncer avanzado, pero el 3 de octubre se levantó de la cama y no recibió quimioterapia. Ojeras profundas y vendaje de brazo. Está sentado frente a la computadora, emocionado y tenso, conectado por videoconferencia con el Senado de la República. Con su acento de Campania, le dice a la Comisión Parlamentaria de Investigación sobre el Uranio Empobrecido que trabajó durante 13 años como mayor en el ejército. Explica que ahora está luchando contra un tumor maligno y afirma haberlo desarrollado debido a una combinación de vacunas fabricadas en poco tiempo seguidas de exposición a uranio empobrecido en Kosovo.

Habla despacio para no perderte ningún detalle, acompañado de una hoja escrita. Luego, ante los cuestionamientos de los senadores, se deja ir a un testimonio más personal y dramático: "Tal vez he llegado al final de mi vida... Claro que soy soldado, sigo luchando, pero tengo sido abandonado por el estado". El salón de clases está en silencio, algunos senadores están visiblemente emocionados. El abogado de Savino, Giorgio Carta, describe las razones científicas que llevan a creer que existe un vínculo entre las vacunas a las que fue sometido el joven y el cáncer que lo aquejaba. No está solo, muchos ya desaparecieron, otros yacen en una cama. Todos jóvenes. Cientos por lo menos, pero no es posible tener ciertos datos... También porque, para el Ministerio de Defensa estos casos no existen, no están conectados al trabajo.

Alrededor de la mesa del comité, rostros demacrados y ojos brillantes. El senador Giacinto Russo toma su celular, le escribe un mensaje de texto a su hijo militar que está en Afganistán preguntándole si él también ha hecho todas esas vacunas en poco tiempo. La respuesta llega, el Senador se lleva las manos a la cara. La respuesta es sí". La sesión continúa en apnea, se habla de un país donde uno se ve obligado a elegir entre la salud y el trabajo, algunos dicen “como en Taranto”. Estos niños son precarios, negar el consentimiento a las vacunas significa dejar de trabajar. El senador Gian Piero Scanu no puede terminar su discurso, le falta la voz, se repliega sobre sí mismo, conmovido.

En resumen, la comisión sobre el uranio, después de años de estancamiento, ha encontrado ahora una nueva vía importante que superar y los estudios científicos al respecto parecen hablar por sí solos. Las numerosas y repetidas vacunas, muchas veces realizadas sin respetar los protocolos, debilitarían a niños muy sanos, hasta el punto de abrir la puerta a enfermedades muy graves, especialmente cuando están expuestos a materiales tóxicos o contaminantes que pueden ser uranio empobrecido pero también dioxina, humos de un vertedero o agentes químicos que se escapan de una fábrica.

El 85 por ciento de los soldados enfermos nunca han estado en el extranjero. El problema es que no es necesario llegar a Kosovo: la propia Italia con todos sus venenos representa un peligro mortal para quienes tienen un sistema inmunológico enloquecido por culpa de las vacunas. Como le pasó a Francesco Rinaldelli, un alpino de 26 años enviado a Porto Marghera y luego muerto de cáncer. Sin embargo, algunos números han surgido a lo largo de los años.

En 2007, el Ministro de Defensa Arturo Parisi, informó a la Comisión: “Los militares que contrajeron enfermedades de cáncer, que al parecer estuvieron empleados en el exterior en el período 1996-2006 son 255. Los que enfermaron a pesar de no haber participado en misiones internacionales son 1427". En 2012 el coronel Biselli, del Observatorio Epidemiológico de Defensa, dio cifras duplicadas: 698 pacientes que habían sido enviados al extranjero y 3063 que habían trabajado en Italia, 479 habían muerto.

El Estado casi nunca reconoce, sin embargo, a quienes han llevado el uniforme, reconocimientos o indemnizaciones por enfermedades contraídas. A menudo se niega que se trate de causas de servicio. Entonces hay casi una guerra entre víctimas, entre quienes quisieran ser indemnizados por los daños causados ​​por el uranio empobrecido y quienes por los causados ​​por las vacunas. “El Ministerio de Defensa debería apoyar la causa del uranio empobrecido porque este fue utilizado por el ejército estadounidense, no por el italiano, por lo que nuestros líderes no tendrían la culpa, aunque admitan que el daño deriva de la forma en que son vacunados. los militares, significaría reconocer culpas internas, sin contar los millonarios intereses de las causas farmacéuticas”, dice Santa Passaniti, madre de Francesco Finessi, quien murió tras enfermar de linfoma de Hodgkin. Había recibido una dosis triple de Neotyf, una vacuna contra la fiebre tifoidea que pronto fue retirada del mercado. En muchos expedientes de los soldados enfermos hay vacunaciones a muy corta distancia (incluso en el mismo día) para la misma enfermedad o la administración de preparados luego retirados del mercado. No solo eso, según familiares de víctimas como Francesco Finessi, David Gomiero y Francesco Rinaldelli, los registros de vacunación de sus hijos, obtenidos tras una larga insistencia, también reportarían exámenes médicos nunca realizados.

“Esto sucede porque tratamos de hacer todo rápido -explica Andrea Rinaldelli, padre de Francesco, quien murió en 2008-, por ejemplo, si 600 soldados tienen que partir para una misión, seguir los protocolos y evaluar a todos sería difícil tras un análisis cuidadoso. El 100 terminaría por no salir". Así que en algunos distritos, afortunadamente no en todos, los militares son vacunados en serie sin casi control, sin ir demasiado lejos: "Son como productos de una cadena de montaje: el mismo procedimiento para todos y si alguien sale abollado, simplemente tiran". lejos. Calle".

El Ministerio de Defensa siempre ha sostenido que respeta todas las precauciones necesarias, y que los muchachos han enfermado por causas ajenas al trabajo. Nadie responde a nuestras preguntas, nos invitan a ponerlas por escrito, pero nos hacen entender que tardarán meses en obtener una respuesta. Un examen de conciencia, sin embargo, alguien lo habrá hecho, si el protocolo de vacunación de 2003 era de apenas tres páginas y el de 2008 ha llegado a más de 200 y si se han filtrado unos documentos confidenciales que contienen la lista completa de casos de militares. enfermo después de prácticas vacunas poco claras.

“El protocolo es científicamente incuestionable -dice el profesor de Oncología Franco Nobile, considerado una de las mayores luminarias en el campo-, el problema es que no se respeta. Por comodidad y rapidez, las vacunas generales son iguales para todos, sin comprobar si alguien ya lo ha hecho, si alguien más no está en perfecto estado de salud o ha recibido otras vacunas unos días antes. Hay superficialidad, poco cuidado, no se consideran las consecuencias, muchas veces son las enfermeras y no los médicos quienes hacen las vacunas”.

Los padres de muchas víctimas, como Francesco Rinardelli, demuestran que sus hijos habían sido vacunados sin antecedentes médicos, como siempre ocurre, es decir, sin investigar debidamente su estado de salud, sin saber si ya eran inmunes a determinadas enfermedades o preguntándose si era realmente necesario tener una vacuna extra. En sus cartillas de vacunación se marcarían los exámenes médicos que nunca se hayan realizado.

El abogado Giorgio Carta defiende a muchos militares afectados por el cáncer debido a la exposición al uranio o a las vacunas y argumenta: "la búsqueda de la verdad se ve dificultada por numerosos factores y por la falta de transparencia, además los médicos son oficiales, por lo tanto superiores jerárquicos, que no brindan tratamiento". ., sino órdenes militares a los subordinados”. No está permitido negarse o hacer demasiadas preguntas. Existe el riesgo de sanciones disciplinarias e incluso prisión, como en el caso del mariscal de la Fuerza Aérea Luigi Sanna, quien pidió posponer las vacunas hasta que tuviera respuestas a una serie de preguntas sobre su seguridad y necesidad.

Quienes vistan el uniforme solo pueden esperar tener suerte, encontrarse frente a un médico que se esfuerce en respetar los protocolos o que la mezcla de prisas, vacunas y sustancias tóxicas ambientales, armas y químicos no tenga las consecuencias temidas. Una ruleta rusa donde ganas un trabajo o pierdes la vida.

fuente: https://inchieste.repubblica.it/it/repubblica/rep-it/2012/10/06/news/vaccini-44012069/

Corvelva

Publique el módulo Menú en la posición "offcanvas". Aquí también puede publicar otros módulos.
Aprende más.

0
comparte