¿La vacuna contra la tos ferina puede causar lesiones y/o la muerte?

¿La vacuna contra la tos ferina puede causar lesiones y/o la muerte?

¿La vacuna contra la tos ferina puede causar lesiones y/o la muerte?

El siguiente artículo trata de arrojar luz sobre el vasto mundo de las reacciones adversas, con una mirada específica a la de la tos ferina, pero lo instamos a leer todos los enfoques enumerados a continuación para comprender los otros temas relacionados, como el problema de las vacunas múltiples. , la hipersensibilidad a uno o más compuestos vacunales, el problema de SIDS y el de los adyuvantes. La mayoría de las vacunas en el mercado se producen, con fines comerciales, a menudo en múltiples formulaciones y esto hace que el tema del daño de las vacunas sea mucho más amplio.

La bacteria B. pertussis, que causa la enfermedad de la tos ferina y que ha sido modificada en el laboratorio para producir la vacuna contra la tos ferina, contiene varias toxinas que pueden causar inflamación en el cuerpo. La toxina pertussis (PT) es una de las toxinas más letales de la naturaleza e induce linfocitosis, leucocitosis, estimula la secreción de insulina y sensibiliza la histamina, implicada en la respuesta inflamatoria del sistema inmunitario(1) y se cree que la toxina de la tos ferina es el principal componente responsable de la inflamación del cerebro durante la pertussis por B. pertussis o después de la inyección de vacunas que contienen tos ferina.(2-3)
Otra toxina producida por la bacteria B. pertussis durante la infección natural es la endotoxina, que también está presente en las vacunas contra la tos ferina en cantidades variables. Cuando el sistema inmunitario detecta la presencia de endotoxinas, monta una respuesta inmunitaria inflamatoria defensiva, incluida la liberación de grandes cantidades de histamina que, en determinadas circunstancias, puede provocar fiebre alta, distensión abdominal, diarrea, colapso, shock y muerte.(4)

En 1991, el Instituto de Medicina (IOM) y la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. publicaron el primero de cuatro informes en los que revisaron la literatura médica en busca de evidencia de que las vacunas podrían causar lesiones y muerte.(5) La revisión de la literatura fue impulsada por la Ley Nacional de Lesiones por Vacunas Infantiles de 1986, la contraparte estadounidense de nuestra Ley 210/92, y el Informe del IOM de 1991 sobre los efectos adversos de las vacunas contra la tos ferina y la rubéola.(6) concluyó que "la evidencia es consistente con una relación causal entre la vacuna DPT y la encefalopatía aguda (inflamación del cerebro) y el 'estado de shock inusual'(7) y que "la evidencia apunta a una relación causal entre la vacuna DPT y el shock (anafilaxia) y el llanto prolongado e inconsolable".(8)

En 1994, el IOM publicó el informe denominado “Vacuna DPT y Disfunciones Crónicas del Sistema Nervioso”(9) después de revisar el seguimiento de 10 años del estudio NCES del Reino Unido y concluyó que “Los datos de NCES son consistentes con la posibilidad de que algunos niños sin anomalías cerebrales o metabólicas subyacentes puedan experimentar una enfermedad neurológica aguda grave dentro de los 7 días de recibir DPT y que la enfermedad aguda puede tener secuelas crónicas en el sistema nervioso.…con la posibilidad de que algunos niños con anomalías cerebrales o metabólicas subyacentes puedan desarrollar una disfunción crónica del sistema nervioso debido a una enfermedad aguda provocada por la DPT. El Comité concluyó que el balance de la evidencia es consistente con una relación causal entre la DPT y las formas de disfunción crónica del sistema nervioso descritas en el NCES en niños que experimentan una enfermedad neurológica grave aguda dentro de los 7 días posteriores a la administración de la vacuna DPT. Este riesgo neurológico grave es un evento raro y el exceso de riesgo estimado varió de 0 a 10,5 por millón de vacunas".(10)

La investigación publicada también ha concluido que la vacuna contra la tos ferina de células enteras es capaz de causar reacciones mucho más graves, como gritos agudos,(11) episodios hipotónicos/hiporreactivos,(12) convulsiones febriles o afebriles,(13-14) e inflamación cerebral.(15-16-17) Entre el 25 y el 60 % de los niños que desarrollan encefalitis aguda o encefalopatía o que tienen convulsiones, incluidas convulsiones febriles, por cualquier motivo, quedan con cambios de personalidad, retrasos en el desarrollo, problemas de aprendizaje, TDAH, convulsiones, coeficiente intelectual más bajo, habla, motor y comportamiento trastornos y otras discapacidades.(18-19-20-21-22)

Un estudio estadounidense de 1981 financiado por la FDA y realizado en la Universidad de California en Los Ángeles encontró que las convulsiones o los colapsos/choques ocurrían a una tasa de 1 de cada 875 inyecciones de DPT.(23) Además, algunos de los niños que participaron en este estudio reportaron problemas neurológicos y bajo coeficiente intelectual. El Estudio Nacional Británico de Encefalopatía Infantil (NCES) de 1981 estimó que el riesgo de que un niño previamente sano desarrolle un problema neurológico grave dentro de los siete días posteriores a la vacunación con DPT era de 1 en 110.000 1 vacunas DPT, y el riesgo de disfunción cerebral crónica era de 310.000 en XNUMX XNUMX DPT vacunas(24) Nuevamente, algunos de los niños involucrados en el estudio informaron daño cerebral que se manifestó como "disfunciones neurológicas, motoras, sensoriales, educativas, conductuales y de cuidado personal".(25)

Las vacunas contra la tos ferina acelulares actuales (DTaP/Tdap) todavía contienen la toxina de la tos ferina inactivada químicamente (10-25 mcg por dosis) que retiene cantidades variables de bioactividad, lo que puede inducir inflamación cerebral en algunas personas. Chiron, una compañía que produjo una vacuna DTaP modificada genéticamente a principios de la década de 90, explicó que una de las razones por las que la toxina pertussis inactivada químicamente es un problema para algunos: "La desintoxicación genética asegura que no esté presente ninguna forma activa de toxina pertussis, mientras que las toxinas pertussis desintoxicadas químicamente pueden volverse tóxicas nuevamente".(26)
En el informe integral de evaluación de evidencia científica, Efectos adversos de las vacunas: evidencia y causalidad, publicado en 2012 por el Instituto de Medicina de EE. UU., un panel de médicos evaluó 26 eventos adversos informados después de la vacuna DTaP/Tdap.(27)

La mayoría de los neurólogos pediátricos reconocen que la vacunación, incluido el uso de vacunas contra la viruela, la rabia, la gripe, las paperas, el sarampión, el tétanos, la poliomielitis y la tos ferina, puede causar y ocasionalmente causa complicaciones neurológicas que pueden conducir a una disfunción cerebral permanente.(28)


La vacuna contra la tos ferina, la muerte y el SIDS

En 1933, el científico de vacunas danés Madsen describió la muerte de dos bebés a las pocas horas de haber sido vacunados.(29) y fue la primera reacción asociada con la vacuna contra la tos ferina.
No es posible saber el número de muertes relacionadas con la vacuna contra la tos ferina que ocurren cada año en Italia, ya que casi todas las muertes de recién nacidos, incluso después de la vacunación, están automáticamente relacionadas con un síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) genérico. SIDS por lo general implica la muerte repentina e inexplicable de un recién nacido, sin síntomas de problemas médicos antes de que el bebé se encuentre sin vida. Los bebés que mueren después de experimentar los síntomas de una reacción a la vacuna contra la tos ferina (como gritos agudos, colapso, letargo extremo, convulsiones) no cumplen con los criterios generales de SIDS, pero rara vez se informan como muertes relacionadas con la vacuna.(30-31-32)

Este artículo está resumido y traducido por Vacuna contra el Centro Nacional de Información.

NOTA IMPORTANTE: Corvelva te invita a profundizar en la información leyendo todos los apartados y enlaces, así como en los prospectos y fichas técnicas de los productos del fabricante, y a hablar con uno o varios profesionales de confianza antes de decidir vacunarte a ti o a tu hijo. Esta información es solo para fines informativos y no pretende ser un consejo médico.

Te recomendamos leer también...

Corvelva

Publique el módulo Menú en la posición "offcanvas". Aquí también puede publicar otros módulos.
Aprende más.