¿La vacuna contra el tétanos puede causar lesiones y/o la muerte?

¿La vacuna contra el tétanos puede causar lesiones y/o la muerte?

¿La vacuna contra el tétanos puede causar lesiones y/o la muerte?

El siguiente artículo trata de arrojar luz sobre el vasto mundo de las reacciones adversas, con una mirada específica a la del tétanos, pero lo instamos a leer todos los enfoques que se informan a continuación para comprender los otros temas relacionados, como el problema de las vacunas múltiples. , la hipersensibilidad a uno o más compuestos vacunales, el problema de SIDS y el de los adyuvantes. La mayoría de las vacunas en el mercado se producen, con fines comerciales, a menudo en múltiples formulaciones y esto hace que el tema del daño de las vacunas sea mucho más amplio.

Muchos estudios publicados han informado reacciones adversas graves después de la vacunación con toxoide tetánico. Los eventos adversos incluyen anafilaxia,(1-2) neuritis braquial,(3) penfigoide ampolloso(4-5-6) Síndrome de Guillain-Barré (SGB),(7-8) encefalomielitis diseminada aguda (ADEM),(9) eritema multiforme,(10-11-12) miocarditis,(13-14-15-16-17) artritis,(18-19) Neuritis óptica,(20-21) y otros trastornos autoinmunes.(22-23)

Los efectos indeseables comunicados tras la vacunación antitetánica fueron recogidos por un autor alemán(24) y por el Sistema de Vigilancia de Eventos Adversos Posterior a la Vacunación(25) y se puede dividir en dos grupos: efectos secundarios locales y efectos secundarios sistémicos.

Podemos decir que estos efectos dependen de varios factores:

  • edad del receptor de la vacuna;
  • condiciones fisiológicas y patológicas del receptor de la vacuna;
  • número de dosis de vacuna tomadas;
  • cantidad de toxina tetánica administrada;
  • presencia de otros antígenos bacterianos y/o virales asociados con la toxina tetánica;
  • presencia de adyuvantes u otras sustancias tóxicas asociadas.

Se cree que los efectos indeseables que provoca la primera administración de la vacuna antitetánica son superponibles a los que pueden ocurrir con las dosis de refuerzo y que si se administran con demasiada frecuencia crean un estado de hiperinmunización que aumenta considerablemente el riesgo de daño vacunal y por ello muchos estudios los científicos recomiendan no administrar refuerzos de esta vacuna a intervalos de menos de 10 años.(26) A esto se suma que la anatoxina tetánica pediátrica contenida en las vacunas combinadas es mayor que la utilizada para adultos debido a que, debido a la inmadurez inmunológica, es necesario sobreestimular al recién nacido para obtener una adecuada respuesta de anticuerpos.

Los efectos secundarios locales más comunes y generalmente más leves y transitorios de la vacuna contra el tétanos(32) son causados ​​por una hipersensibilidad particular a la toxina tetánica y están representados por: dolor (50-85% de los casos), enrojecimiento, endurecimiento e hinchazón (25-30% de los casos) incluso hasta absceso.(27) En algunos casos las reacciones locales han sido especialmente graves, como el síndrome de Lyell (o síndrome de la piel escaldada) que presenta una mortalidad del 50% en adultos y del 25% en niños.(28)

Todos los efectos secundarios locales son más frecuentes si la vacuna se administra por vía subcutánea que por vía intramuscular. Estos efectos aumentan con el aumento de la cantidad de toxina tetánica inoculada.(29) y esto ocurre especialmente en sujetos que han recibido varias y frecuentes inyecciones de vacuna antitetánica.(30-27)
Un estudio de 2017 muestra que entre los niños con hinchazón extensa de las extremidades después de recibir la cuarta dosis de la vacuna acelular contra la difteria, el tétanos y la tos ferina, la recurrencia de la reacción local fue particularmente frecuente después de la quinta dosis de la vacuna (78% de los vacunados).(31) 

Los efectos secundarios también aumentan si la vacuna contra el tétanos se combina con otras vacunas, en lugar de usarse sola.(32)

En 1994, el Instituto de Medicina de EE. UU. (IOM, por sus siglas en inglés) informó que había pruebas científicas convincentes para concluir que las vacunas contra el tétanos, la DT y la Td pueden causar el síndrome de Guillain-Barré (GBS), que incluye la muerte, neuritis braquial y muerte por anafilaxia (shock ).(33) El IOM también reconoció que existe una susceptibilidad individual a las reacciones a la vacuna por razones genéticas, biológicas y ambientales, pero que los proveedores de vacunas no pueden predecir con precisión quién sufrirá complicaciones, lesiones o muerte antes de que se administre una vacuna debido a la vacunación.(34)

En 2017, investigadores de Guinea-Bissau compararon las tasas de mortalidad de los bebés vacunados contra la difteria, el tétanos y la tos ferina de células enteras (DTP) entre los 3 y los 5 meses de edad con las de los bebés que aún no habían recibido la vacuna DTP. las tasas de mortalidad por causa fueron significativamente más altas entre los lactantes vacunados con DTP que entre los que aún no habían sido vacunados. Los investigadores también notaron que si la vacuna oral contra la poliomielitis (OPV) se administraba al mismo tiempo que la vacuna DTP, las tasas de mortalidad por todas las causas disminuían, pero seguían siendo significativamente más altas que en los niños no vacunados.(35)

Un efecto indeseable local importante que se puede encontrar con relativa frecuencia en adultos es la neuropatía del plexo braquial,(36) si la inoculación se realiza en el brazo, y aparece unos días o semanas después de la vacunación(37). Esta neuropatía se caracteriza por dolor muscular, debilidad y desgaste muscular. Además de las neuropatías localizadas en el área donde se inoculó la vacuna, también encontramos en la literatura varios otros reportes de neuropatías localizadas causadas por la administración del antitetánico,(38-39). como la afectación de varios nervios craneales(40-41). o nervios oculares(42) o el nervio laríngeo recurrente.(43)

Los efectos sistémicos más comunes de la vacunación contra el tétanos(32) puede dividirse en:

  • efectos inespecíficos, como fiebre, dolor de cabeza (que es un efecto secundario bastante común después de la vacunación), mialgias, urticaria, náuseas, vómitos,(44) astenia, anorexia, irritabilidad, somnolencia, 
  • efectos específicos, como shock anafiláctico, neuropatías generalizadas, dolor abdominal intenso con diarrea, diversas formas inflamatorias, incluso graves, y en algunos casos raros incluso la muerte.

Entre todos los efectos sistémicos más comunes y numerosos encontramos el daño neurológico(45) y entre ellas, sin duda, debe situarse en primer lugar la polineuropatía que afecta al sistema nervioso periférico, que es más frecuente que la afectación del sistema nervioso central y puede aparecer tanto tras la primera dosis de la vacuna como tras la tercera.(46) La polineuropatía suele aparecer entre unos minutos y unas pocas horas (en el caso de reacciones alérgicas agudas) o entre 12 y 48 horas (en el caso de reacciones alérgicas tardías) o como máximo entre 4 y 14 días después de la inoculación (en el caso de neuritis).(47) La polineuropatía puede afectar algunos nervios o grandes áreas del cuerpo hasta involucrar la médula y la corteza cerebral y solo puede ser causada por la vacuna contra el tétanos.(48) o por la administración de otras vacunas combinadas con la del tétanos.(36-49) 


Entre las diversas formas de polineuropatía, se han informado las siguientes: polineuropatía desmielinizante;(50) polineuropatía asimétrica; polirradiculoneuritis con paresia vesical y rectal;(51) erupción escarlatiniforme,(40) reacciones agudas de urticaria,(44) parálisis de los nervios respiratorios (parálisis de Landry), que también puede provocar la muerte;(52-53) espasmos tetánicos;(44) mielitis transversa;(54) síndrome de Guillain-Barré;(55-56) afasia motora periférica;(57) y muerte(28)

Este artículo está resumido y traducido por Vacuna contra el Centro Nacional de Información.

 

Te recomendamos leer también...

Corvelva

Publique el módulo Menú en la posición "offcanvas". Aquí también puede publicar otros módulos.
Aprende más.