Aluminio adyuvante

Trastornos neuromotores infantiles tratados con agua mineral rica en sílice: reporte de un caso

Trastornos neuromotores infantiles tratados con agua mineral rica en sílice: reporte de un caso

Tulio Grassi
Especialista de la Facultad, Departamento de Física, Universidad de Maryland, EE. UU.
2019


Resumen

El trabajo anterior ha demostrado los beneficios de beber agua mineral rica en sílice de pacientes diagnosticados con enfermedades neurológicas específicas. El mecanismo sugerido es que el agua rica en sílice facilita la eliminación de aluminio del cuerpo y del sistema nervioso. Este informe describe el caso de un niño con una combinación de síntomas neurológicos y motores que han disminuido considerablemente al beber agua rica en sílice durante menos de un año. Estas mejoras también muestran una correlación con los resultados del EEG. También se incluye una discusión sobre las posibles fuentes de aluminio a las que el niño ha estado expuesto.


Caso clínico

Un niño varón previamente sano, entre tres o cuatro años de edad, comenzó a mostrar los siguientes síntomas: movimiento repetido de la cabeza hacia la izquierda y hacia la derecha como para decir "no", dolor en las piernas sin razón aparente, tos crónica durante el sueño sin síntomas de resfriado o enfermedad por reflujo gastroesofágico. Estos síntomas no fueron motivo de suficiente preocupación para informar a los médicos.

Cuando el bebé ha alcanzado los 52 meses de edad, aparecen nuevos síntomas graves, incluidos episodios de movimientos involuntarios de todo el cuerpo y convulsiones de ausencia que incluyen no responder a las palabras y parecer confundido o nublado. Cada uno de estos episodios típicamente duró menos de un minuto.

El niño fue llevado a la sala de emergencias de un hospital pediátrico universitario en Suiza. La familia había grabado en video los movimientos y estos fueron mostrados a los médicos.

Los movimientos involuntarios de todo el cuerpo eran de dos tipos: uno caminaba de manera repetitiva, mientras realizaba movimientos anormales de manos, brazos y pies. El otro tipo ocurrió cuando el bebé estaba en la cama o en una superficie plana similar. En este tipo, el movimiento comenzó desde una posición de rodillas o codos, luego el niño de repente se empujó con las piernas haciendo un pequeño salto horizontal y a menudo golpeó los obstáculos frente a él con la cabeza.

No hay antecedentes familiares de trastornos neurológicos. Los dos padres y los cuatro abuelos del niño nunca han sido diagnosticados con trastornos neurológicos.

Después de la aparición de síntomas más graves, estos síntomas se observaron y registraron con más cuidado en un cuaderno. Se observaron las siguientes tres anomalías adicionales:

  1. Durante el sueño, el bebé tenía temblores y temblores en partes del cuerpo, los temblores no eran visibles para el ojo, pero eran muy evidentes al tocar al bebé, y estos temblores generalmente ocurrían en ráfagas;
  2. Mientras estaba despierto, durante menos de un minuto, el niño no respondió a las palabras y no recordaba las palabras agradables que se le decían (normalmente se usaba la palabra "chocolate");
  3. Mientras estaba despierto, durante menos de un minuto, tenía extrañas expresiones sonrientes sin razón aparente.

Los dos últimos síntomas observados cuando el bebé estaba despierto parecen similares a las crisis de ausencia. Durante un período de 24 horas, el niño tuvo un promedio de aproximadamente siete episodios involuntarios en todo el cuerpo y un mayor número de episodios con las otras anomalías. En los meses siguientes, el niño pudo explicar que durante estos episodios, sus brazos o piernas se movieron por su cuenta y no le gustó esto; al contrario, le gustaba sacudir la cabeza de izquierda a derecha. Cuando tuvo una extraña expresión sonriente, negó que estuviera sonriendo. Durante el período máximo de síntomas (52 y 53 meses), el niño mostró un aumento en el cansancio y problemas de pérdida de equilibrio al caminar, correr, jugar, en los momentos en que aparentemente no tenía los episodios descritos anteriormente. Los episodios eran raros cuando el niño estaba concentrado en una tarea que le gustaba.

Un video-EEG (video-electroencefalograma) de 40 minutos se realizó 3 días después de la visita a la sala de emergencias y reveló un perfil epileptiforme (ondas puntiagudas en la parte posterior izquierda del cerebro).

El informe inicial del departamento de neurología los describió como epilepsia focal. Cinco días después, se realizó un video-EEG de 18 horas. Las relaciones de estos dos EEG estaban de acuerdo. Sin embargo, los análisis posteriores de las grabaciones de video realizadas durante los EEG mostraron que los eventos de onda de pico no correspondían a ningún movimiento corporal anormal. En este punto, la hipótesis de la epilepsia focal ha sido descartada. La resonancia magnética (MRI) no mostró ninguna anormalidad. Se realizaron pruebas y cultivos directos de muestras de sangre, orina, garganta para investigar una hipótesis de PANDAS. Las pruebas no revelaron signos de infección (incluidos los grupos estreptocócicos A, C, G) y no mostraron anormalidades con los receptores anti-NMDA. Los neurólogos infantiles de tres hospitales diferentes vieron al niño y los resultados de la prueba. Todos estuvieron de acuerdo en que el niño tenía uno o más trastornos neurológicos y evaluaron varias enfermedades, incluyendo epilepsia, PANDAS, tics complejos, movimientos estereotipados, pero no confirmaron ninguno de estos diagnósticos.

Se introdujo un cambio en la dieta, reemplazando toda el agua del grifo posible con agua mineral rica en sílice, basada en resultados positivos con este tipo de agua mineral en diversas enfermedades neurológicas. 1,2 Las aguas minerales utilizadas para este caso fueron primero la marca Carrefour Eau d'Auvergne disponible comercialmente, ahora ya no está disponible, y el segundo Volvic, ambos con un contenido de 32 mg / L de sílice (SiO2).

Los miembros de la familia administraron la mayor cantidad de agua rica en silicio posible, sin embargo, cuando el niño estaba en el jardín de infantes

o en la escuela (aproximadamente 9 horas al día, en días escolares normales) continuó bebiendo agua del grifo. El niño ha mantenido este patrón de consumo de agua hasta la fecha. Cuando el niño comenzó a beber agua mineral rica en sílice, también dejó de tomar fórmulas para bebés y comenzó una dieta más variada. Después de dos meses de estos cambios en la dieta, los síntomas del bebé comenzaron a disminuir. Después de ocho meses de esta nueva dieta, los movimientos involuntarios de todo el cuerpo se redujeron del valor inicial de aproximadamente 50 por semana a aproximadamente 5 por semana (Fig. 1). Se ha observado una reducción similar para otros síntomas, incluida la tos crónica y la frecuencia de las crisis de ausencia.

Fig. 1: Evolución en el tiempo de las excreciones de aluminio y episodios de movimientos involuntarios de todo el cuerpo. EEG a los 52 meses de edad mostró anormalidades epileptiformes. La ingesta de agua rica en sílice comenzó a los 52,5 meses. El EEG de 64 meses mostró resultados normales (sin anormalidades).

Se realizaron varias pruebas de análisis de orina para medir la cantidad de aluminio excretado. Los resultados se trazan en la figura. El diagrama muestra que el contenido de aluminio en la orina ha disminuido a un nivel menor que la capacidad de detección del laboratorio. Esta tendencia sigue a la disminución de los trastornos neurológicos del niño. Se realizó otro EEG a la edad de 64 meses y fue normal (sin anormalidades). El niño nunca ha usado drogas neurológicas y nunca ha hecho uso regular de drogas en general.


Hilo

Para este caso, no fue posible formular un diagnóstico claro basado en enfermedades documentadas, y esto motivó nuevas investigaciones. Literatura médica 4,5 y la experiencia clínica muestra que no es raro tener trastornos neurológicos que aparecen en niños de alrededor de 5 años y que disminuyen gradualmente durante la adolescencia. En este caso, los síntomas se han reducido significativamente en menos de uno

año. Esta evolución relativamente rápida sugiere que la acumulación de aluminio causa neurodesarrollo y que beber agua rica en sílice puede curar estas dolencias. El aluminio no juega un papel útil en humanos y animales y es un elemento neurotóxico conocido. 3

Este informe del caso muestra que el aluminio estaba presente en el cuerpo e implica que el agua rica en silicio facilitó la eliminación de parte de él. Durante este proceso de eliminación, los trastornos neurológicos del niño, la tos crónica y los resultados del EEG mejoraron. Otra implicación es que la tos crónica de este caso parece ser de origen neurológico, 6 ya que las otras causas comunes (resfriado, enfermedad por reflujo gastroesofágico) no se correspondían con los síntomas.

Se examinaron las posibles fuentes de aluminio a las que el niño había estado expuesto. Las fuentes de aluminio reportadas en la literatura son: agua del grifo, 7   fórmulas para niños, 8 otros alimentos procesados, vacunas 3,10 De estas fuentes potenciales, el agua del grifo del hogar en el que vivía el niño ha sido analizada y ha mostrado un contenido de aluminio de 6,8 μg / l, que está dentro del límite permitido por la ley y este contenido excluye agua del grifo de fuentes importantes de aluminio. Los únicos alimentos procesados ​​que tomaba regularmente eran fórmulas infantiles (marca Aptimal). Mitkus y col.11 estimaron la carga corporal de aluminio durante los primeros 400 días de vida para los bebés con dietas basadas en fórmulas y un programa de vacunación estándar, y las estimaciones muestran que la carga de aluminio de las vacunas excede las de las fuentes de alimentos. 11 Las vacunas del niño que contenía aluminio fueron: Infanrix

DTPa-IPV + Hib (4 dosis a 500 μg de aluminio por dosis), Prevenar 13 (3 dosis a 125 μg de aluminio por dosis),

NeisVac-C Baxter (1 dosis a 500 μg de aluminio por dosis). El niño también fue vacunado con Priorix (2 dosis) pero esta vacuna no contiene un adyuvante de aluminio.

Las fórmulas Aptimal First Milk en polvo para bebés se han probado para detectar aluminio y se ha encontrado que conducen a una ingesta de 124 μg de aluminio por día en promedio. 8 Aptimal Follow On también se han probado fórmulas para bebés que conducen a la ingestión de 137 μg de aluminio por día en promedio. 8

A diferencia de las vacunas que están 100% biodisponibles, se estima en promedio que solo el 0,2% (0,25 a 0,27 μg) de aluminio se absorbe del intestino y se vuelve biodisponible para el cuerpo de un niño. día por estas fórmulas Aptimales. 12

Después de cuatro años con estas fórmulas infantiles, el niño ha absorbido aproximadamente 390 μg de aluminio, mientras que la cantidad total de aluminio agregado al cuerpo del niño con vacunas se estima en 2875 μg.


Conclusiones

El caso presentado sugiere que el aluminio puede ser una causa de intoxicación infantil. Además, muestra que el agua mineral rica en sílice se puede utilizar como tratamiento para estos casos.


Fuente de financiamiento: no.

Conflictos de intereses: Nessuno.


Bibliografía

  1. Exley C, Mamutse G, Korchazhkina O, Pye E, Strekopytov S, Polwart A y col.
    Elevada excreción urinaria de aluminio y hierro en la esclerosis múltiple.
    Mult Scler 2006;12(5):533–40.
  2. Davenward S, P Bentham, Wright J, Crome P, Job D, Polwart A, et al.
    El agua mineral rica en silicio como prueba no invasiva de la "hipótesis del aluminio" en la enfermedad de Alzheimer. J Alzheimers Dis 2013; 33 (2): 423–30.
  3. Shaw CA, Tomljenovic L.
    Aluminio en el sistema nervioso central (SNC): toxicidad en humanos y animales, adyuvantes de vacunas y autoinmunidad.
    Immunol Res 2013; 56 (2–3): 304–16.
  4. Gillberg IC, Gillberg C, Groth J.
    Niños con trastornos preescolares menores del neurodesarrollo. V: Perfiles de neurodesarrollo a los 13 años.
    Dev Med Child Neurol 1989; 31 (1): 14–24.
  5. Groth C.
    Síndrome de Tourette en una perspectiva longitudinal. Curso clínico de tics y comorbilidades, psicopatologías, fenotipos y predictores coexistentes.
    Dan Med J 2018; 65 (4).
  6. Niimi A, Chung KF.
    Evidencia de procesos neuropáticos en la tos crónica.
    Pulm Pharmacol Ther 2015; 35: 100–4.
  7. Rondeau V, comienza D, Jacqmin-Gadda H, Dartigues JF.
    Relación entre las concentraciones de aluminio en el agua potable y la enfermedad de Alzheimer: un estudio de seguimiento de 8 años.
    Am J Epidemiol 2000; 152 (1): 59–66.
  8. Chuchu N, Patel B, Sebastián B, Exley C.
    El contenido de aluminio de las fórmulas infantiles sigue siendo demasiado alto.
    BMC Pediatr 2013; 13: 162.
  9. Sato K, Suzuki I, Kubota H, Furusho N, Inoue T, Yasukouchi Y, et al.
    Estimación de la ingesta diaria de aluminio en Japón basada en los resultados de la inspección del consumo de alimentos: impacto de los aditivos alimentarios.
    Food Sci Nutr 2014; 2 (4): 389–97.
  10. Shardlow E, Molde M, Exley C.
    Desentrañar el enigma: dilucidar la relación entre las propiedades fisicoquímicas de los adyuvantes a base de aluminio y sus mecanismos de acción inmunológicos.
    Alergia Asma Clin Immunol 2018; 14: 80.
  11. Mitkus RJ, King DB, Hess MA, Forshee RA, Walderhaug MO.
    Farmacocinética de aluminio actualizada después de exposiciones infantiles a través de la dieta y la vacunación. Vacunas 2011 28 de noviembre; 29 (51): 9538–43.
  12. Yokel RA, McNamara PJ.
    Toxicocinética de aluminio: una minirevista actualizada.
    Pharmacol Toxicol 2001;88(4):159–67.

Cómo citar este artículo: Grassi T. Trastornos neuromotores infantiles tratados con agua mineral rica en sílice: informe de un caso. J Prev Med Holistic Health 2019; 5 (1): 70-72.


fuente: http://doi.org/10.18231/j.jpmhh.2019.013

Corvelva

Publique el módulo Menú en la posición "offcanvas". Aquí también puede publicar otros módulos.
Aprende más.

0
comparte