Vacuna

Primeros resultados en el perfil de composición química Infanrix Hexa

Primeros resultados en el perfil de composición química Infanrix Hexa

Describimos algunos puntos que nos preocupan, anticipamos que cuando comenzamos estos análisis, desde la metagenómica hasta la química actual, teníamos muchas preguntas y solo buscábamos respuestas ... ¡con los primeros resultados tenemos aún más preguntas y sobre todo preocupaciones!

La investigación cualitativa-cuantitativa de compuestos orgánicos es de gran importancia en el campo farmacológico. Existen posibles problemas de seguridad derivados de los nuevos procesos de producción y las complejas características estructurales y biológicas de los productos.

Se deduce que se encontraron los siguientes en la vacuna:

  • Contaminaciones químicas del proceso de fabricación o de la contaminación cruzada con otras líneas de producción.
  • Toxinas químicas
  • Toxinas peptídicas bacterianas
  • Macromolécula insoluble e indigerible que reacciona a la prueba de proteínas pero no es reconocida por las bases de datos de proteínas.

La presencia de:

  • Antígenos proteicos de toxoides diftéricos, tétanos, tos ferina, hepatitis B, Haemophylus influenzae B, Poliomielitis 1-2-3
  • Formaldehído y glutaraldehído, fenoxietanol, residuos de antibióticos indicados en la composición.

Hay seis antígenos presentes en la vacuna Infanrix Hexa: los tóxicos tetánicos, la difteria y la tos ferina, los antígenos D de los tres virus de poliomielitis, las proteínas obtenidas por ingeniería genética para la hepatitis B y los polisacáridos del hemofilo ligados químicamente al toxoide tetánico. como transportista. Para formar toxoides, es necesario un tratamiento con formaldehído y glutaraldehído que permita eliminar la toxicidad y al mismo tiempo mantener su capacidad de estimular anticuerpos protectores contra las toxinas originales.

Lo que esperábamos encontrar eran los tres toxoides y otros antígenos que no fueron modificados por los tratamientos con formaldehído y glutaraldehído, separables entre sí y digeribles por la enzima específica para proteínas (tripsina). En cambio, se encontró un polímero real, insoluble e indigerible, que consiste en el conjunto de antígenos unidos químicamente (que se definirá si está presente como un agregado de los antígenos individuales o una única macromolécula), sobre el cual también se encuentra información en la literatura para antígenos individuales Rinde de 1 a 2 porciones
Esta macromolécula no ha sido reconocida de ninguna manera por las bases de datos de proteínas y, por lo tanto, de hecho resulta ser un compuesto sólido de estructura química desconocida.

La solubilidad de las proteínas y la posibilidad de digerirlas (es decir, cortarlas en pequeños fragmentos de péptidos) son las dos características típicas de las proteínas, que nos permiten no estudiarlas con los métodos para el análisis de proteínas. pero también son un requisito necesario para la interacción con el sistema inmune para la formación de anticuerpos protectores, porque si la estructura de una proteína se modifica profundamente de la original, incluso los anticuerpos que se forman son completamente diferentes de aquellos que son capaces de atacar los antígenos originales que causan la enfermedad.

Dado que este polímero que encontramos, derivado de la mezcla de antígenos, no solo es diferente desde el punto de vista de la conformación espacial sino que, sobre todo, es diferente desde el punto de vista químico, podemos decir que no estamos en presencia de antígenos similares a los originales sino a un compuesto con toxicidad y eficacia desconocidas e impredecibles.

Además del hecho de que los antígenos de la vacuna no se detectaron realmente, se encontraron 65 señales de contaminantes químicos, de los cuales el 35% son conocidos, es decir, reconocidos por comparación con las bases de datos; entre estos encontramos varios residuos de procesamiento y contaminación cruzada de otras líneas de producción, cuya identificación se verificará en el análisis analítico de segundo nivel (es decir, con estándares de control).

Entre estas señales, también se han identificado 7 toxinas químicas., probablemente originario del proceso de procesamiento de antígeno o de otros procesos de producción presentes en el sitio de producción de la vacuna; Estas toxinas aún no claramente definidas en la estructura parecen derivar en parte de la reacción del formaldehído, el glutaraldehído y el bromuro de cianógeno con otros contaminantes químicos presentes en la vacuna. Se enfatiza que la mayoría de estas toxinas tienen una toxicidad establecida y publicada en Pubchem 3 o toxnet 4 e plantear un problema de seguridad significativo.

Varios estudios de péptidos libres (es decir, fragmentos cortos de cadenas de aminoácidos) de origen bacteriano resultaron del estudio de la fracción de proteínas y péptidos, que por lo tanto provienen de células de cultivo bacteriano para la extracción de antígenos. Los péptidos bacterianos se informan en la literatura como posibles alérgenos. 5 y capaz de inducir reacciones autoinmunes 6 y estos también plantean una problema de seguridad que deberá aclararse con las agencias reguladoras.

Volviendo a los dos pilares principales que nos hicieron comenzar este camino de análisis y reiterando el concepto expresado por entrevista reciente en la prestigiosa revista científica Nature: estamos investigando la eficacia y seguridad de las vacunas y, en realidad, es difícil entender cómo es posible decir que esta vacuna puede formar anticuerpos protectores contra las seis enfermedades para las cuales nos protegemos y Es aún más difícil entender cómo se puede establecer que este grupo no es tóxico en los bebés, ya que se trata de 6 antígenos neurotóxicos unidos.

El hexavalente Infanrix hexa, por el método que comisionamos, deja enormes dudas tanto sobre su efectividad como sobre su seguridad ...

Le aseguramos una cosa: no nos detendremos.


 Descargar: CORVELVA-Report-análisis de composición química-Infanrix-Hexa.pdf


Referencias

  1. J Chromatogr B Analyt Technol Biomed Life Sci. 2017 1 de junio; 1054: 80-92 - El uso combinado de herramientas analíticas para explorar las estructuras de toxina tetánica y toxoide tetánico.
  2. Vacuna. 2007 8 de marzo; 25 (12): 2213-27. - Investigación del mecanismo de desintoxicación de la toxina tetánica tratada con formaldehído.
  3. https://pubchem.ncbi.nlm.nih.gov/search/
  4. https://toxnet.nlm.nih.gov/
  5. Int J Med Microbiol. Agosto de 2018; 308 (6): 738-750. - La búsqueda de alérgenos bacterianos.
  6. Frente Microbiol. 2017 Oct 9; 8: 1938 - Las secuencias mórbidas sugieren mimetismo molecular entre péptidos microbianos y autoantígenos: una posibilidad de incitar a la autoinmunidad.

Insights

La vacuna Infanrix Hexa tiene la siguiente composición, copiamos fielmente de la presente hoja de datos técnicos hoja de datos del fabricante:

infanrix hexa vacunado 01


La preparación de antígeno que se enumera a continuación es la indicada en el informe de EMA para la autorización de comercialización de Infanrix Hexa. 1

Toxoide diftérico: El toxoide de la difteria se obtiene inactivando la toxina (producida por Corynebacterium diphtheriae) con formaldehído a 37 ° C en un ambiente ligeramente alcalino y luego se adsorbe en sales de aluminio (hidróxido y fosfato)

Toxoide tetánico: El toxoide tetánico se obtiene con el mismo procedimiento que el toxoide diftérico (Clostridium tetani es una bacteria anaerobia esporogénica obligada y produce tetanospasmina, una toxina neurotrópica que actúa bloqueando las sinapsis inhibiendo la contracción del músculo reflejo)

Toxoide tosferico: Los componentes de la vacuna acelular contra la tos ferina se obtienen mediante extracción y purificación de cultivos de fase I de Bordetella pertossis (un cocobacilo aerobio, capaz de producir cuatro toxinas: toxina pertussis, toxina adenilato ciclasa, toxina dermonecrótica, citotoxina traqueal). y dos tipos de lipopolisacárido; para la preparación de la vacuna acelular solo se purifica y utiliza la toxina pertussis), seguida de la desintoxicación irreversible de la toxina pertussis mediante tratamiento con glutaraldehído y formaldehído y tratamiento con formaldehído de los componentes filamentosos hemaglutinina y pertactina los diversos componentes se adsorben luego en sales de aluminio.

Antígeno de superficie de hepatitis B: se produce a partir de cultivos de Saccharomyces cerevisiae genéticamente modificados que codifican el gen del antígeno de superficie principal del virus de la hepatitis B; Este antígeno se purifica a través de varios pasos químico-físicos y se ensambla espontáneamente en partículas esféricas de aproximadamente 20 nm de diámetro que contienen el antígeno polipeptídico y una matriz de fosfolípidos. Este antígeno se adsorbe en fosfato de aluminio.

Virus de la polio (inactivado): La vacuna Salk, o polio inactivada (IPV), se basa en tres cepas de referencia virulentas y salvajes: Mahoney (poliovirus tipo 1), MEF-1 (poliovirus tipo 2) y Saukett (poliovirus tipo 3), cultivadas en Línea celular VERO: se trata de una línea celular inmortalizada obtenida en 1962 de los riñones de monos africanos adultos (vervets); para la producción de la vacuna las células se someten a 130-140 pases de propagación, (bajo nivel de propagación), cabe señalar que más allá de los 200 pases la línea celular se vuelve carcinogénica en ratones; el medio de cultivo para el crecimiento de la línea VERO es de origen animal (y por lo tanto debe analizarse la presencia de virus y priones contaminantes), mientras que el Medio 199 se utiliza para el crecimiento del virus, que no contiene sustancias de origen animal. Después de aislarlos y purificarlos, los virus vivos se inactivan con formaldehído.
Según lo que conoce la EMA, la vacuna no contiene los virus como tales, sino las proteínas producidas por las tres cepas, llamadas Antígeno D; Estas proteínas se forman antes del tratamiento con formaldehído y glutaraldehído, que tiene la función de inactivar los toxoides y destruir todo el material genético, proveniente de las células Vero, potencialmente cancerígenas, pero también el de los virus de la poliomielitis.

Polisacárido de Haemophilus influenzae tipo b: se prepara a partir de la cepa bacteriana Hib 20,752 (existen cepas y cápsulas no encapsuladas, no tipificables, antigénicamente distintas en 6 tipos diferentes nombrados por las letras del alfabeto de a a f. Las infecciones más frecuentes y menos graves causadas por Hib son aquellos que afectan el tracto respiratorio superior y que generalmente están respaldados por cápsulas que no son cápsulas.En cambio, las infecciones invasivas, como la meningitis, son causadas principalmente por cápsulas cápsulas, especialmente el tipo b)
El polisacárido se obtiene del crecimiento de la cepa bacteriana en un medio de cultivo sintético y después de la activación con bromuro de cianógeno y derivatización con un espaciador adípico hidrazida se acopla con el toxoide tetánico mediante condensación carbamídica; después de la purificación, el conjugado se adsorbe en sales de aluminio y luego se liofiliza en presencia de lactosa como estabilizador. La conjugación con el toxoide tetánico es necesaria para conferir antigenicidad al polisacárido, ya que cambia el polisacárido de antígeno independiente de T a antígeno dependiente de T.

Producto terminado: los concentrados estériles absorbidos en aluminio de DT, PT, FHA, PRN y HBsAg y el componente trivalente de IPV se mezclan con una solución estéril de cloruro de sodio y agua para inyección y se agregan con una solución estéril de 2-fenoxietanol.
El 2-fenoxietanol es un agente antimicrobiano y se agrega al producto terminado porque la esterilización final por filtración del componente DTPa-HBV-IPV no es posible y la opalescencia de la suspensión podría enmascarar la contaminación microbiana.

Corvelva

Publique el módulo Menú en la posición "offcanvas". Aquí también puede publicar otros módulos.
Aprende más.